© iStock/AlbertoLoyo
© iStock/AlbertoLoyo

Castelo de Vide- Un pueblo blanco y medieval en Alentejo

3 minutos de lectura

Esto relato se traduce con la ayuda de la tecnología.

Este texto ha sido traducido al Español desde el idioma original English.

En el corazón del Alentejo, no lejos de la frontera española, se encuentra Castelo de Vide, una acogedora y hermosa ciudad. Parece una postal por la pulcra blancura de sus paredes y sus techos anaranjados. Castelo de Vide no es tan antigua como la vecina Marvão, pero sus bien conservadas calles medievales, llenas de docenas de flores diferentes, encantan a cada visitante.

Jewish neighborhood, Castelo de Vide
Jewish neighborhood, Castelo de Vide
7320 Castelo de Vide, Portugal

Lugares de interés en Castelo de Vide

Castelo de Vide es conocido principalmente por su barrio judío y su sinagoga. El que fuera un edificio religioso puede ser visitado diariamente, pero no podrá encontrar mucho en su interior: todo rastro de la presencia judía fue borrado después de su salida forzada en 1496. Una vez fuera, es imprescindible pasear por el barrio. De vez en cuando, encontrará muchas puertas con arcos góticos (¡todas ellas únicas!), hechas de puro granito. En algunas calles, uno pensaría que está de vuelta en la época medieval. Sin embargo, la mayor atracción es sin duda el castillo, más concretamente, su torre del homenaje. Perfectamente conservada, fue construida en el lado de la ciudad, donde la fortaleza era más débil. Una colina rocosa y una muralla de la ciudad protegían la parte trasera del castillo.

Dentro de los muros del castillo y sus interminables vistas

Dentro de los muros del castillo, el antiguo Bourg sigue estando habitado. Aquí, las flores de la calle son aún más impresionantes, quizás porque solía haber concursos anuales para premiar a la carretera más hermosa. Al fondo, el visitante puede admirar la vista de la llanura alentejana - kilómetros interminables en un paisaje bastante similar al de la Toscana, con algunas grandes granjas de piedra aquí y allá.

 © Sara Rodríguez Romo
© Sara Rodríguez Romo

El castillo puede ser visitado gratuitamente, y desde la cima se puede disfrutar de la vista de todo el pueblo. En el centro del mismo, está la iglesia principal, enorme, que domina el centro de la ciudad con sus dos torres. En Castelo de Vide, hay doce iglesias en total, lo que es mucho, si se tiene en cuenta el número de personas que viven allí (3.500). Una de las más interesantes para los excursionistas es la capilla que pertenece a la Senhora da Penha (La Dama de la Roca), que probablemente se remonta a un culto pagano más antiguo. Se puede subir allí siguiendo un antiguo camino empedrado. Una vez más, encontrará una vista impresionante desde allí.

La historia de Castelo de Vide

En el siglo XVIII, unos cuantos campesinos vivían juntos en la zona del castillo. "Castelo" significa "castillo" en portugués, por lo que sólo tomó su nombre actual una vez que el castillo fue construido (antes sólo se llamaba Vide). Con el nacimiento de la cercana frontera con España, el rey portugués Afonso III pensó en defender mejor el lugar. La riqueza de sus tierras y la pureza de sus aguas lo convirtieron en un pueblo fascinante. De hecho, la excelente calidad de sus aguas sigue siendo vital para Castelo de Vide. Por ejemplo, un supermercado nacional español compra aquí su agua embotellada. Hay manantiales y fuentes por todas partes. La más famosa es la hermosa Fonte da Vila, literalmente la "fuente del pueblo".

©Sara Rodríguez Romo
©Sara Rodríguez Romo

Castelo de Vide no se puede perder mientras se viaja por el norte del Alentejo. Entra en los barrios más antiguos, piérdete en sus estrechas y serpenteantes calles. Vea una puesta de sol desde el Bourg medieval. Si estás allí en septiembre, no te pierdas la Feria Medieval. En agosto, asegúrese de asistir al Festival de Andanças: las calles están llenas de conciertos y ateliers de artistas de renombre mundial. Atrae a miles de personas de toda Europa. Tómese una cerveza en cualquier terraza de la plaza local; son baratas y sabrosas. Hasta el fondo!


El escritor

Sara Rodriguez Romo

Sara Rodriguez Romo

Vivo entre Salamanca, en España, y Marvão, en Portugal. Viajero apasionado, he visitado más de 30 países en cuatro continentes. Actualmente estoy haciendo un doctorado en mitología griega y trabajando con caballos, haciendo paseos en la naturaleza.

Otras relatos de viajes para ti