© iStock/DC_Colombia
© iStock/DC_Colombia

Misiones Jesuíticas de la Chiquitanía: Arte y arquitectura de una mezcla de culturas

3 minutos de lectura

Esto relato se traduce con la ayuda de la tecnología.

Este texto ha sido traducido al Español desde el idioma original English.

En el siglo XVII, los jesuitas llegaron a esta región con la misión de evangelizar a los nativos. Pero esta no terminó siendo la típica historia de conquistadores y conquistados, al contrario, resultó una historia de convivencia, que dejó un hermoso y valioso legado.

© iStock/jarcosa
© iStock/jarcosa

Once Misiones Jesuíticas

Para llevar a cabo su tarea, los jesuitas fundaron once pueblos autosuficientes en el área de la Chiquitanía llamados las Misiones Jesuíticas. San Xavier, el primero, fue establecido en 1691.

Como era de esperar, cada Misión Jesuítica tenía una iglesia, pero – a excepción de la de San José - no se trataba de los típicos edificios católicos. Los materiales y el estilo local se incorporaron y unieron con la arquitectura europea, creando algo representativo para ambos grupos: esto es, precisamente, lo que llama la atención de estas construcciones.

© iStock/DC_Colombia
© iStock/DC_Colombia

De la misma manera, muchos signos indican que los europeos y los indígenas vivían en armonía, intercambiando conocimiento, cultura y compartiendo en comunidades, a diferencia de lo que sucedía en otras áreas de América Latina durante ese mismo período.

Las Misiones Jesuíticas hoy en día

Seis de las once Misiones Jesuíticas han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1990: San Xavier, Concepción, San Miguel, San Rafael, San José y Santa Ana.

Jesuit Mission of San Francisco Xavier
Jesuit Mission of San Francisco Xavier
Jesuit Mission of Concepción
Jesuit Mission of Concepción
Jesuit Mission of San José de Chiquitos
Jesuit Mission of San José de Chiquitos
Jesuit Mission of Santa Ana de Velazco
Jesuit Mission of Santa Ana de Velazco
© iStock/jarcosa
© iStock/jarcosa

Las Misiones de San Ignacio, Santiago de Chiquitos y Santo Corazón no han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad, porque sus iglesias fueron reconstruidas y no restauradas como las primeras, aun así, siguen siendo lugares encantadores para visitar.

Jesuit Mission of San Ignacio de Velasco
Jesuit Mission of San Ignacio de Velasco
Jesuit Mission of Santiago de Chiquitos
Jesuit Mission of Santiago de Chiquitos

Finalmente, la misión de San Ignacio de Zamucos fue abandonada y no queda nada de ella, mientras que San Juan Bautista está en ruinas en el actual pueblo de Taperas.

Legado artístico de los jesuitas

El legado artístico de los jesuitas se incorporó a la cultura local y se mantiene hasta hoy en día.

El tallado en madera es parte de esta herencia. Hermosos ejemplos de este arte decoran el interior de las iglesias de las Misiones. Así mismo, el pueblo de Chochis tiene valiosas obras de arte en el Santuario Mariano de la Torre.

Mariano de la Torre Sanctuary
Mariano de la Torre Sanctuary

Por otro lado, tan pronto como los jesuitas se dieron cuenta de que los nativos tenían una aptitud musical destacada, trajeron a la zona a importantes músicos y fabricantes de instrumentos musicales desde Europa. La música de las Misiones alcanzó tal nivel que a menudo se comparaba con aquella que se tocaba en las misas de las ciudades más acaudaladas del área. Más de 5.000 partituras de los siglos XVII y XVIII, escritas por indígenas y europeos en la Chiquitanía -encontradas durante la restauración de las iglesias de las Misiones - son la prueba de esta influyente cultura musical.

Festival Internacional de Música Barroca

En honor al legado musical de la región, cada dos años se realiza el "Festival Internacional de Música Renacentista y Barroca Americana", con conciertos en las Misiones Jesuíticas y otras localidades de la región.

International Festival of American Renaissance and Baroque Music of the Chiquitan Jesuit Missions
International Festival of American Renaissance and Baroque Music of the Chiquitan Jesuit Missions

Este evento está inscrito en el circuito de festivales de música antigua más importantes del mundo y cuenta con la participación de gente de bastantes países. Durante varios días, cerca de mil músicos locales e internacionales se reúnen para tocar la música escrita en la Chiquitanía hace siglos, en más de cien conciertos.

© iStock/jarcosa
© iStock/jarcosa

La mezcla cultural que se produjo en esta zona, donde los nativos y los europeos convivieron en paz y equidad, ha creado un increíble legado cultural, que se mantiene hasta hoy en día. Los visitantes están invitados a experimentar esta particular amalgama de culturas a través de la arquitectura, las representaciones artísticas y las tradiciones de las Misiones Jesuíticas.


El autor

Vanesa Zegada

Vanesa Zegada

Soy Vanesa de Bolivia, y soy una verdadera amante de mi país. Nunca deja de sorprenderme, aunque yo sea de aquí. Es un país lleno de diversidad, tradiciones, lugares interesantes, que quiero compartir con ustedes a través de mis historias de viaje en itinari.

Otros relatos de viajes para ti