© iStock-Daniela Paoliello
© iStock-Daniela Paoliello

Reserva Nacional Eduardo Abaroa - El tesoro del Altiplano

3 minutos de lectura

Esto relato se traduce con la ayuda de la tecnología.

Este texto ha sido traducido al Español desde el idioma original English.

Lagunas de colores, desiertos de arena y también de sal, géiseres, aguas termales e inusuales formaciones rocosas son algunas de las maravillas naturales que te sorprenderán en la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Abaroa, ubicada en el extremo suroccidental de Bolivia.

Eduardo Avaroa Andean Fauna National Reserve, Potosí
Eduardo Avaroa Andean Fauna National Reserve, Potosí

Tierra de desiertos

Dentro de la Reserva Eduardo Abaroa se encuentran algunos de los desiertos de arena más altos y secos del planeta. Probablemente, lo más especial de éstos son sus características atmosféricas, que les hacen liderar la lista de "los mejores lugares del mundo para la observación de estrellas".

Entre los desiertos de la reserva, sin embargo, hay uno con formas y colores que recuerdan a las pinturas surrealistas de uno de los más afamados artistas españoles – razón por la cual se le dio su actual nombre -, el Desierto de Salvador Dalí.

Desierto Salvador Dali
Desierto Salvador Dali
© iStock-nikpal
© iStock-nikpal

De todos modos, los desiertos aquí no sólo son de arena, sino también de sal. De hecho, si quieres ver el desierto de sal más grande de Bolivia y del mundo, ve un poco más al norte de la reserva, y encontrarás el majestuoso Salar de Uyuni.

Uyuni Salt Flat, Potosí
Uyuni Salt Flat, Potosí
Salar de Uyuni, Bolivia

Sol de Mañana

Sol de Mañana es un área dentro de la Reserva donde la actividad volcánica dio lugar a géiseres, barro hirviente y minerales fundidos, entre otros fenómenos.

A esta altitud, el agua hierve a 83 °C y el barro hirviente también bordea esta temperatura. Al igual que las lagunas de colores, el barro hirviente a veces se encuentra teñido por minerales; así es como - además del habitual gris - este barro puede tener colores como el amarillo o el rosa.

Aquellos que estén listos para levantarse muy temprano podrán observar los géiseres en su mejor momento del día. El vapor mineral que se desprende de las grietas del suelo, a alta presión, a veces, puede llegar hasta los 50 metros de altura.

Sol de Mañana
Sol de Mañana
© iStock/mariusz_prusaczyk
© iStock/mariusz_prusaczyk

Formaciones rocosas

En el interior del desierto de Siloli, entre todas las formaciones rocosas, hay una que llama especialmente la atención, por su particular forma de árbol. Esta estructura natural, llamada Árbol de Piedra, da la impresión de poder caerse con el más mínimo toque, pero en lugar de eso, se mantiene firme como un regalo del fenómeno de erosión.

Árbol de Piedra
Árbol de Piedra
© iStock/larissapereira
© iStock/larissapereira

Por otro lado, el Bosque de Piedras e Italia Perdida, situados en la parte norte del parque, son dos complejos con interesantes formaciones pétreas para aquellos que dejen volar su imaginación.

Bosque de Piedras
Bosque de Piedras
Italia Perdida
Italia Perdida
© Zoomalmapa/VanesaZegada
© Zoomalmapa/VanesaZegada

Lagunas de colores

Lagunas de varios colores con asombrosos fondos volcánicos deleitan la vista a lo largo de la reserva, y puedes encontrar más información al respecto en el artículo llamado "Lagunas de colores y aguas termales en el Altiplano".

© iStock/Jacynthroode
© iStock/Jacynthroode

Animales Andinos

A primera vista, pareciera ser que ningún animal podría vivir en este territorio frío, adverso y desértico, pero no podemos estar más equivocados. ¡Más de cien especies de mamíferos, aves y reptiles viven en la reserva! A lo largo del viaje, no es raro observar zorros salvajes y vizcachas acercándose a los turistas. Por otro lado, los cóndores vuelan libremente por el cielo mientras que los avestruces corren tan rápido como pueden en cuanto se asustan. Los afortunados incluso pueden encontrarse con un quirquincho o un gato andino.

© iStock/marktucan
© iStock/marktucan

De cualquier manera, una de las imágenes más peculiares es aquella de las diferentes especies de flamencos que pasan el tiempo en las lagunas de colores, particularmente la de los flamencos rosados, cuyo color combina con la Laguna Colorada.

© iStock-Vividus
© iStock-Vividus

Finalmente, por supuesto, el Altiplano no sería tal sin la presencia de adorables llamas, alpacas y vicuñas.

© iStock/marktucan
© iStock/marktucan

La Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Abaroa, que parece ser una simple región desértica, guarda tantos tesoros que es difícil de creer. Sumergirse en esta tierra, por momentos se siente casi surreal. Colores y contrastes hacen de esta parte del mundo una original obra de arte natural.


El autor

Vanesa Zegada

Vanesa Zegada

Soy Vanesa de Bolivia, y soy una verdadera amante de mi país. Nunca deja de sorprenderme, aunque yo sea de aquí. Es un país lleno de diversidad, tradiciones, lugares interesantes, que quiero compartir con ustedes a través de mis historias de viaje en itinari.

Otros relatos de viajes para ti