Hondarribia - La joya española con vistas a Francia

3 minutos de lectura

Esto relato se traduce con la ayuda de la tecnología.

Este texto ha sido traducido al Español desde el idioma original English.

"¿Ves esas luces al otro lado del río? ¿Todas esas casas? ¿La chica de la bicicleta? ¿La pareja que paseaba al perro? Bueno, así es Francia".

Es una experiencia rara estar en España, rodeado del ambiente animado y alegre que se respira en cualquier ciudad española, sin poder ver pasar al mismo tiempo el mundo más tranquilo de Francia, al otro lado del río. Sin embargo, para los habitantes de Hondrribia es la norma. Porque Hondarribia descansa a orillas del Bidasoa, el río que sirve de frontera entre Francia y España. Y aunque ambos lados del río comparten una cultura e identidad vasca, las diferencias entre las dos naciones se destacan aquí más que en ningún otro lugar, a pesar de la proximidad geográfica.

© DoloresGiraldez (bars, cafes and restaurants in Hondarribia's old town)
© DoloresGiraldez (bars, cafes and restaurants in Hondarribia's old town)

¿Es ese el francés que puedo ver?

En Hondarribia, tendrá una vista clara de Francia desde cualquier punto del río. Pero para mí, el lugar desde el que más disfrutaba de esta rareza era el Pub Uxoa, y de noche. Situada justo al lado del paseo marítimo del Paseo Butrón, Uxoa es un lugar ideal para los noctámbulos, ya que sus puertas permanecen abiertas hasta más tarde que en cualquier otro lugar de la ciudad. La vibración es siempre burbujeante, especialmente cuando tienen bandas en vivo. Pero es desde la terraza exterior del pub, frente al río, donde pude disfrutar de unas cervezas frías entre españoles mientras veía las luces de Francia brillar sobre el agua.

© Aljndr (Lights twinkling at night from both the Spanish and French side of the river Bidasoa)
© Aljndr (Lights twinkling at night from both the Spanish and French side of the river Bidasoa)

Haga un corto viaje en barco a Francia

Fueron un par de chicos de Uxoa, ambos aficionados al Athletic Bilbao, los que me dijeron cómo hacer el corto viaje a Francia. "Vuelve a este mismo lugar mañana y justo a las afueras del pub, hay un pequeño muelle donde llegan los barcos locales. Aquí se puede tomar un barco para cruzar el río e ir a beber un poco de vino francés". Hice exactamente lo que me habían sugerido y llegué al Paseo Butrón a la mañana siguiente en el barco Hondarribia-Hendaya. El barco era pequeño y el viaje duraba sólo unos 6 o 7 minutos, con vistas al mar por un lado y a las montañas por el otro. A un precio de sólo 1,90 €, se puede decir que es el más barato que he pagado hasta el momento para viajar de un país a otro.

© philipimage (A view of Hondarribia in Spain taken from the port of Hendaye of France)
© philipimage (A view of Hondarribia in Spain taken from the port of Hendaye of France)

De vuelta en suelo español

Después de un paseo por la pequeña ciudad francesa de Hendaya, probando la cocina y el vino francés, visitando la playa de Hendaya -la playa más larga del País Vasco- y rodeada de un idioma diferente, la diferencia cultural entre los dos países es evidente. Para empezar, España es mucho más ruidosa y hay más gente al aire libre. O como dijo un amigo mío: "España tiene una cierta magia en el aire". Y esa magia se hizo aún más evidente cuando me bajé del barco y paseé por el Barrio Marino de Hondarribia, la colorida calle San Pedro y, en particular, por el casco antiguo dentro de las murallas medievales, donde las calles y plazas están llenas de color, encanto y ganas de disfrutar de la vida.

© photooiasson (Bunting in the colourful sreets of Hondarribia's Barrio Marino)
© photooiasson (Bunting in the colourful sreets of Hondarribia's Barrio Marino)

"No hay vida nocturna en España. Se quedan despiertos hasta tarde, pero se levantan tarde. Eso no es vida nocturna. Eso está retrasando el día". - Ernest Hemingway


El escritor

Adam L. Maloney

Adam L. Maloney

Adam es un londinense que viajó a más de 20 países europeos y vivió en Portugal y España durante varios años. Adam es un fanático de la exploración de vecindarios intrigantes y de conocer a la gente local.

Otras relatos de viajes para ti