© iStock/DC_Colombia 2
© iStock/DC_Colombia 2

Potosí - El yacimiento de plata más grande del mundo en el siglo XVI

3 minutos de lectura

Esto relato se traduce con la ayuda de la tecnología.

Este texto ha sido traducido al Español desde el idioma original English.

Potosí es una ciudad colonial que, en algún momento, estuvo más poblada que París. ¿Quieres saber por qué?

El Cerro Rico

El Cerro Rico fue la razón por la cual se fundó Potosí en ese preciso lugar: en el siglo XVI, este cerro era el yacimiento de plata más grande del mundo, fuera de comparación con cualquier otro encontrado antes.

Cerro Rico
Cerro Rico

Potosí no tiene el ambiente más idóneo para vivir: es un lugar frío, muy alto (a más de 4000 sobre el nivel del mar) y seco. Sin embargo, muy pronto, este aislado lugar se llenó de europeos, en busca de la vida próspera que prometía la llegada al Nuevo Mundo. Éstos trajeron consigo a cientos de miles de indígenas y africanos para trabajar en las minas. Pronto, ese mismo siglo, el 60% de la plata que circulaba en el mundo, había sido extraída de Potosí.

Para que el mineral llegara a Europa, tenía que ser transportado a los puertos más cercanos y enviado a España, donde permanecía o era enviado a otros países.

La Casa de la Moneda

Ya que se estaba extrayendo una inmensa cantidad de plata de las minas del Cerro Rico, se erigió, en Potosí, un centro para acuñar las monedas. Éste se denominó como la Casa de la Moneda. Hoy en día, es un museo fascinante para visitar y aprender sobre el antiguo proceso de acuñación.

Casa de la Moneda, Potosí
Casa de la Moneda, Potosí
© iStock/edurivero
© iStock/edurivero

Las piezas producidas en la Casa de la Moneda fueron una de las monedas más influyentes del mundo en el período colonial latinoamericano. Se trataba de una moneda de cambio universal, aceptada en todos los continentes, tal como son los dólares y euros en la actualidad.

Cuando la acuñación comenzó a realizarse en la Casa de la Moneda, los sellos de las monedas siempre tenían una letra "P" para designar su precedencia de Potosí. Posteriormente, durante el siglo XVIII, la letra fue sustituída por un monograma que, hoy en día, también se puede encontrar en lugares curiosos de la Casa de la Moneda - por ejemplo, en una de sus macetas, como la de la foto de abajo -. Mira de nuevo, ¿te resulta familiar? ¡Te felicito si te diste cuenta! El símbolo universal del dinero "$" nace como una simplificación de este monograma.

© Zoomalmapa/vanesa
© Zoomalmapa/vanesa

Potosí era, exactamente, sinónimo de riqueza. En aquel entonces, el término "vale un Potosí" se usaba para referirse a algo extremadamente caro. Incluso Don Quijote lo menciona, en el libro más famoso de Miguel de Cervantes, tal como sigue:

Si yo te hubiera de pagar, Sancho -respondió don Quijote-, conforme lo que merece la grandeza y calidad de este remedio, el tesoro de Venecia, las minas de Potosí fueran poco para pagarte; toma tú el tiento a lo que llevas mío y pon el precio a cada azote.

Arte colonial en Potosí

La Iglesia de San Lorenzo de Carangas fue uno de los primeros templos construidos en la ciudad. Su fachada, tallada por artistas indígenas, es una maravillosa pieza de arte mestizo-barroco, plagada de simbolismo. Reúne símbolos importantes, tanto para la creencia católica, como para las antiguas creencias indígenas.

San Lorenzo de Carangas Church, Potosí
San Lorenzo de Carangas Church, Potosí
© iStock/rchphoto
© iStock/rchphoto

Para aquellos interesados en el arte colonial, el Convento y Museo de Santa Teresa cuenta con una amplia colección de pinturas religiosas de aquella época. Era también el lugar donde la segunda hija de cualquier familia respetada y acomodada era enviada, a la edad de 15 años - tanto si tenía la vocación religiosa como si no.

Santa Teresa Convent and Museum, Potosí
Santa Teresa Convent and Museum, Potosí

Además de estos dos importantes ejemplos, la mayoría de los edificios religiosos y las principales casas coloniales también guardan valiosas obras de arte.

© iStock jarcosa
© iStock jarcosa

Potosí es sólo un recuerdo lejano de lo que solía ser. Hoy no es la ciudad más importante ni la más poblada de Bolivia. Sin embargo, es un lugar turístico interesante, donde los visitantes pueden aprender sobre varios hechos trascendentales de la época colonial. Ahora, la próxima vez que veas una obra de arte hecha de plata, quizás recuerdes que, probablemente, ese metal fue extraído de un lejano y alto lugar, llamado Potosí.


El autor

Vanesa Zegada

Vanesa Zegada

Soy Vanesa de Bolivia, y soy una verdadera amante de mi país. Nunca deja de sorprenderme, aunque yo sea de aquí. Es un país lleno de diversidad, tradiciones, lugares interesantes, que quiero compartir con ustedes a través de mis historias de viaje en itinari.

Otros relatos de viajes para ti