Cover Photo © credits to iStockphoto.com/Lyubov Furs
Cover Photo © credits to iStockphoto.com/Lyubov Furs

Cabo Kaliakra y sus historias de valentía e inmortalidad

3 minutos de lectura

Esto relato se traduce con la ayuda de la tecnología.

Este texto ha sido traducido al Español desde el idioma original English.

Cabo Kaliakra es uno de los lugares más interesantes para visitar en el norte de Bulgaria, si eres un fan de la naturaleza y te gustan las historias de valentía e inmortalidad. Este lugar se equilibra entre la tierra y el mar, y si me preguntan, la vista en sí misma es suficiente para cautivar a cualquiera que visite la zona.

¿Qué ver?

El Cabo Kaliakra está situado en el norte de Bulgaria, a unos 15 km del Palacio de Balchik y a 55 km de la frontera rumano-búlgara. El nombre "Kaliakra" proviene del tracio y luego del griego, que significa "hermoso cabo". Tiene 2 km de longitud y unos 70 m sobre el nivel del mar. Cerca del cabo, hay un faro, un pequeño templo, llamado "San Nicolás", una fortaleza y un museo. El museo se encuentra en una de las muchas cuevas talladas por el agua a lo largo de los siglos. En el museo se exponen los resultados de los últimos trabajos arqueológicos de la zona.

Cape Kaliakra
Cape Kaliakra
Cape Kaliakra, 9660 Kavarna, Bulgaria
Photo © credits to commons.wikimedia.org/Spiridon MANOLIU
Photo © credits to commons.wikimedia.org/Spiridon MANOLIU

Cuentos populares

Hay dos leyendas sobre este lugar, y ambas hablan de valentía e inmortalidad.

La primera cuenta la historia de 40 niñas, cuyas aldeas cerca del mar fueron atacadas por los otomanos que capturaron la tierra en el siglo XV. Esas 40 niñas eran las jóvenes más hermosas de la zona, y los soldados otomanos querían quedarse con ellas. Dejaron a las mujeres en una cueva cerca del cabo y salieron para encender un fuego y preparar la comida. Los otomanos sabían que, debido a las características específicas del lugar, los prisioneros no tenían por dónde escapar. Una de las niñas, cuyo nombre era Kaliakra, era más valiente que las otras y logró convencerlas de que saltaran al mar con ella. Como algunos tenían miedo de morir, les sugirió que se trenzaran los cabellos juntos, y que saltaran agarrados de las manos, para que nadie tuviera la oportunidad de retroceder. Al amanecer del día siguiente, 40 mujeres aparecieron afuera sosteniendo las manos, con sus túnicas blancas ondeadas por el viento. Dejados sin habla por este punto de vista, los otomanos apenas podían moverse, y mucho menos correr detrás de las mujeres y evitar que saltaran. El nombre de la capa se debe a la valentía de Kaliakra, que logró mantener intacta la dignidad de las niñas búlgaras, y de esta manera, todas ellas se convirtieron en inmortales. Hoy en día, hay un obelisco llamado "La puerta de las 40 doncellas", que conmemora este acto de heroísmo.

Photo © credits to iStockphoto.com/vdohnovenie
Photo © credits to iStockphoto.com/vdohnovenie

Otra historia es sobre San Nicolás y cómo estaba huyendo de los otomanos, tratando de escapar de la muerte y Dios siguió extendiendo la tierra bajo los pies del santo hasta que apareció la capa. Sin embargo, San Nicolás fue finalmente capturado y decapitado, pero sigue siendo el patrón de marineros y pescadores, lo cual es otra vez una historia de valentía e inmortalidad. El templo cerca de la fortaleza, que está dedicado a este santo, sigue funcionando y contribuye al aura mágica del lugar.

Photo © credits to Flickr.com/bgmundo.com
Photo © credits to Flickr.com/bgmundo.com

Ya sea que usted crea en la historia de 40 mujeres jóvenes o en la de San Nicolás, es innegable que el cabo y la zona que lo rodea tienen una atmósfera única. Una vez que llegas allí, sientes que todo es posible. No es casualidad que ambos cuentos incluyan la valentía y que ambos personajes principales se hayan vuelto inmortales, incluso después de su muerte. Visitar el Cabo Kaliakra, que se equilibra al borde entre la tierra y el mar, es sin duda una experiencia digna de mención.


El autor

Maria Belcheva

Maria Belcheva

Mi nombre es María y soy búlgara y vivo en Viena, Austria. Quiero llevarte en un viaje alrededor de todos los lugares increíbles y cosas que vale la pena visitar y experimentar en mi tierra natal - Bulgaria.

Otros relatos de viajes para ti