Pueblos étnicos, los museos vivos de la cultura y la tradición

3 minutos de lectura

Esto relato se traduce con la ayuda de la tecnología.

Este texto ha sido traducido al Español desde el idioma original English.

Serbia es una tierra colorida donde el Este se encuentra con el Oeste, con una mezcla única de civilizaciones, religiones, culturas y paisajes. Una mezcla cultural y espiritual de Oriente y Occidente, Serbia tiene todo lo que denota ambas culturas, incluyendo la arquitectura y la cocina nacional. Sin embargo, como en cualquier otro lugar, el modernismo también ha superado a la cultura serbia, ya que la gente abandona las aldeas y se va a las ciudades en busca de una vida mejor. Viendo todo esto, algunas personas dedicadas han decidido tomar el asunto en sus manos salvaguardando sus tradiciones y valores serbios. ¿Cómo? Han desarrollado un nuevo concepto, un museo viviente que preserva la cultura y la tradición, conocido popularmente como los pueblos étnicos.

Tara Mountain
Tara Mountain
Tara National Park, Mokra Gora, Serbia

¿Qué son las etnoaldeas?

Las aldeas étnicas, también conocidas como aldeas étnicas, son los lugares que preservan el patrimonio nacional del país y la gente que vive en ese territorio. Este patrimonio histórico y cultural está unido a elementos turísticos, que se reflejan en la gastronomía nacional, la arquitectura, la decoración rústica y las actividades abiertas a los huéspedes. Las aldeas étnicas de Serbia representan el espíritu convencional de Serbia. Estas aldeas están dispersas por impresionantes y escondidos paisajes dentro de Serbia. Son los guardianes modernos de las costumbres, valores y cultura tradicionales de Serbia, que combinan la cálida hospitalidad y traen de vuelta las prácticas y el estilo de vida medieval serbio.

Aldea étnica de Sirogojno

Sirogojno muestra la auténtica vida de pueblo montañoso del siglo XIX en su verdadera forma tradicional de campo. Acurrucado en el animado paisaje de la montaña de Zlatibor, Sirogojno fue proclamado popularmente como un museo al aire libre en el año 1980 y llamado "Staro selo", que significa un antiguo pueblo. Este lugar es famoso por sus 47 casas de madera, que fueron traídas de los pueblos cercanos de Zlatibor. Las casas están equipadas con los auténticos interiores y herramientas. El pueblo también incluye los graneros, calderos para hacer rakia, estufas para hornear pan, una iglesia de madera, una taberna y más de 200 objetos expuestos. La singularidad de este pueblo son sus suéteres hechos a mano al estilo Sirogojno por tejedores locales.

Sirogojno
Sirogojno
Sirogojno, Serbia

Aldea étnica de Drvengrad

También llamado Kustendorf, Drvengrad está enclavado entre la montaña de Zlatibor y el Parque Nacional de la montaña de Tara. Esta cautivadora aldea étnica en Serbia fue diseñada y desarrollada como una película ambientada por el renombrado director de cine serbio Emir Kusturica. El lugar también alberga el mundialmente famoso Festival de Cine de Kustendorf. Este deslumbrante refugio permite a los visitantes alojarse en las antiguas cabañas de troncos y saborear el sabor de la cocina tradicional serbia. Drvengrad alberga muchas otras cosas - una galería de arte, una pequeña y encantadora iglesia, una biblioteca, una tienda de recuerdos y pasteles, y un cine.

Drvengrad - Küstendorf
Drvengrad - Küstendorf

Aldea étnica de Tiganjica

El pueblo étnico de Tiganjica está construido en el estilo convencional "Lala", que revela perfectamente la forma de vida en el norte de Serbia. Los huéspedes pueden cocinar una sopa de pescado tradicional o un guiso de pastor mientras escuchan la melodiosa y dulce música que sale de la tamburica tradicional. Lo mejor de este encantador pueblo son sus caballos de pura raza que los adultos pueden montar, mientras que al mismo tiempo tiene ponis de pura raza adecuados para montar a los niños.

Tiganjica
Tiganjica
Beogradski put BB, Stajićevo, Zrenjanin 23204, Србија

Como guardianes de las tradiciones, estos pueblos serbios ofrecen artesanías locales, artesanías olvidadas como la talla en madera y el tejido en telar, y bordados folclóricos, junto con las viejas costumbres folclóricas, cantos polifónicos auténticos y música folclórica. Además, hay una deliciosa comida orgánica que se produce localmente en los jardines y se lleva directamente a los platos de los huéspedes. Los lugareños siempre están dispuestos a ayudar, mostrando la cálida hospitalidad serbia y haciendo de los pueblos étnicos verdaderos museos vivos que preservan la cultura y la tradición.

Zlatibor
Zlatibor

El autor

Milena Mihajlovic

Milena Mihajlovic

Soy Milena, y me gusta viajar, hacer senderismo y todo lo relacionado con el café. A través de mis escritos, quiero inspirar a otros viajeros sobre Serbia, mi querido país.

Otros relatos de viajes para ti