Family of short-finned pilot whales underwater on Azores Islands, Picture © Credits to Dmitry Kokh
Family of short-finned pilot whales underwater on Azores Islands, Picture © Credits to Dmitry Kokh

Tradición ballenera de las Azores

4 minutos de lectura

Esto relato se traduce con la ayuda de la tecnología.

Este texto ha sido traducido al Español desde el idioma original English.

Alrededor del remoto archipiélago portugués de las Azores todavía se puede escuchar Baleia a vista, un grito legendario que significa que hay una ballena a la vista. Hoy en día, sin embargo, sólo ocurre en barcos salpicados de turistas que van a observar ballenas. La caza de ballenas, una actividad importante para la identidad cultural, pero también para la economía de las Azores, comenzó a practicarse en el siglo XIX. Se prohibió oficialmente en 1982, pero la prohibición no se aplicó plenamente hasta 1986. La última ballena fue asesinada en 1987, como protesta de unos cuantos viejos balleneros de la Isla Pico. Hoy en día, cientos de ballenas de más de 20 especies diferentes están a salvo en el archipiélago de las Azores, actualmente uno de los santuarios de ballenas más grandes del mundo.

Foto © Créditos a Irina Korshunova

La tradición ballenera en las Azores es especial, ya que hace tan sólo 30 años los balleneros del archipiélago utilizaban las mismas técnicas que las descritas en Moby Dick en 1851, salían al mar en barcos de gran eslora y lanzaban arpones con las manos. Hay varios lugares en las Azores donde se pueden escuchar los recuerdos de los días de caza de ballenas y los viajes en el tiempo a los días en que sólo había "la tierra, el mar y las ballenas", como les gusta decir a los ancianos de aquí.

Foto © Créditos a Nataša G.

Museu dos Baleeiros, Pico
Museu dos Baleeiros, Pico
R. dos Baleeiros 13, 9930-143 Lajes Do Pico, Portugal
Whaling Station in Porto Pim
Whaling Station in Porto Pim
Monte da Guia, 9900 Horta, Portugal

Además del museo de la Isla Pico y de la Estación Ballenera de Porto Pim en Faial, también se pueden visitar los puntos de observación, donde se iniciaba la cacería. Aquí, los vigías solían pasar largas horas, tratando de ver una ballena con sus binoculares. Una vez que ven uno, lanzan un cohete, saludan con una sábana blanca o hacen señales de humo, y siguen observando al animal. Después de que se da la señal, la tripulación toma sus barcos hacia el mar y comienza la búsqueda que podría durar horas, o incluso días. Una vez que encuentran una ballena, comienza un vuelo incierto entre el hombre y el animal.

Foto © Créditos a mrfotos

Los barcos de caza de las Azores eran débiles y anticuados, pero hermosos y aerodinámicos. Suelen tener siete tripulantes, cada uno con sus propias tareas: uno era el "jefe", cinco de ellos remaban y uno era el encargado de lanzar el arpón. Estas embarcaciones fueron adaptadas de las canoas de los enormes barcos balleneros americanos que hace siglos hacían escala en el puerto de Horta, para reclutar intrépidos marineros de las islas. Herman Melville escribió sobre ello en su Moby Dick, diciendo que los isleños parecen ser los mejores balleneros.

Foto © Créditos a José Luís Ávila Silveira/Pedro Noronha e Costa

La cacería no fue una tarea fácil, pero los balleneros suelen decir que nunca tuvieron miedo, debido a la adrenalina que sentían. El barco tuvo que acercarse silenciosamente a la ballena hasta que el tripulante (trancador) pudo lanzar el arpón de hierro para golpearla. A partir de ese momento, el barco se conectó, con una cuerda, con el animal, que reaccionó al ataque, tratando de zambullirse profundo o huir. La persecución continuó hasta que la ballena murió, y fue llevada a tierra. Este proceso podía durar varias horas o incluso un día entero, y el objetivo principal era perforar los pulmones del animal.

Imagen © Créditos de ABBPhoto

Después de que el trabajo fue hecho, otra tarea siguió: desmantelar el cuerpo de la ballena y usar cada una de sus partes. La grasa se convierte en aceite, se exporta y se usa como combustible y lubricante, o incluso en industrias cosméticas. Los huesos se pulverizaban y se utilizaban como fertilizantes. En ocasiones afortunadas, cuando los balleneros encuentran ámbar gris dentro del cachalote, la ganancia se duplica, ya que esta sustancia fue usada en la industria farmacéutica y cosmética, para jabones y perfumes. En muchas partes del mundo se han cazado ballenas por razones espirituales o tradicionales, pero aquí en las Azores la práctica existía por razones puramente económicas. En ese momento la economía de las Azores dependía completamente del negocio de la caza de ballenas.

Foto © Créditos a Henk van den Berg

Hoy en día, las ballenas ya no se cazan, pero la tradición no se ha olvidado en las Azores. La mayor parte del patrimonio ballenero ha sido mantenido y restaurado y desde 1997 se ha utilizado con fines culturales, turísticos y deportivos. Hay regatas de remo con las embarcaciones antiguas, y por supuesto, el avistamiento de ballenas representa una de las principales atracciones turísticas. Además, para los más aventureros, también puedes intentar bucear con ballenas.

Imagen © Créditos a Mark Wong

La temporada principal de avistamiento de ballenas comienza en abril, durante todo el verano hasta octubre y durante estos meses diferentes especies pasan por las Azores en sus rutas migratorias. Abril y mayo son generalmente un buen momento para observar las ballenas más grandes, como la ballena azul, mientras que octubre puede ser un buen momento para ver ballenas jorobadas. Los cachalotes son residentes en las Azores y pueden ser vistos durante todo el año.


El escritor

Natacha Costa

Natacha Costa

Hola, les contaré sobre el sur de Francia, las Azores, Islandia, entre otros lugares, aquí en itinari. Viajar me ha enseñado más que cualquier otra escuela, y estoy emocionada de compartir esta pasión mía con ustedes!

Otras relatos de viajes para ti